EL COMPLIANCE EN LAS EMPRESAS DE ALIMENTACIÓN

Los productos o servicios que generan o prestan las empresas a la sociedad abarcan sectores muy diversos entre sí. Tan diversos son los sectores como los riesgos que a los mismos afectan.

Cuando valoramos la probabilidad de que un riesgo se produzca debemos de tener en cuenta no solo la repetición de la conducta dentro de la actividad diaria de cada departamento de la empresa, sino que es necesario tener muy presente el sector en que la actividad se produce y conocerlo en profundidad.

Analizada la probabilidad, el siguiente paso es centrarnos en la valoración del impacto.

El impacto debe ser entendido como las consecuencias económicas, legales, reputacionales o de cualquier otro género que pueden incidir negativamente al desarrollo normal de la actividad empresarial.

Para conocer el grado de riesgo de una actividad empresarial debemos poner en relación la probabilidad de que suceda y el impacto que causaría en la empresa si aconteciera, solo así tendremos una visión global de la empresa y de los riesgos a los que se expone para poder aplicar, en consecuencia, medidas preventivas o correctivas que atenúen o minimicen las consecuencias derivadas de dichos riesgos.

En Compliancers hemos desarrollado un sector específico para las empresas de alimentación, las cuales tienen unos riesgos muy concretos y diferenciados de cualquier otro tipo de empresas por lo que es necesario enfocar su análisis desde una perspectiva individualizada y singular.

Dentro del catálogo de delitos que afectan a la persona jurídica existen algunos como, por ejemplo, aquellos que pongan en peligro la salud de los consumidores a través de productos alimentarios que deben analizarle con el máximo detalle debido a las repercusiones que pueden derivarse para el conjunto de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *